HUMOR - muygraciosos.com

Exageraciones





Era tan honrado, que cuando encontró un trabajo, lo devolvió.




Un codicioso estaba hablando con Dios y le pregunta:
- Dios, ¿Cuánto es para ti mil años?
Y Dios le contesta:
- Un segundo.
- ¿Y un millón de pesos?.
Y Dios le contesta:
- Un centavo.
Entonces el codicioso le dice: ¿Me das un un centavo?.
A lo que Dios le contesta:
- Espérate un segundo.




Erase una vez un loco, pero tan loco, que fue a meterse al manicomio él solo.
Erase una vez una casita tan chiquita, pero tan chiquita que cuando entraba la luz del sol se tenía que salir la gente.
Erase una vez un gordo, pero tan gordo que para encontrarse el ano tenia que buscarlo en un mapa.
Erase una vez un niño tan feo, pero tan feo, que cuando nació el doctor dijo "si no llora, es el hígado".
Erase una vez una gorda, pero tan gorda, que cuando llegaba a su casa su panza llegaba media hora antes.











Era una señora tan fea, pero tan fea, que cuando fue a un concurso de feos le dijeron:
"Lo sentimos, no aceptamos profesionales"




Era una señora tan gorda, pero tan gorda, que cuando se pesaba, la báscula le indicaba, "por favor, una persona a la vez".







Más chistes de Exageraciones Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED