HUMOR - muygraciosos.com

Locos





Iba caminando un loco por la piscina del manicomio y encuentra a otro loco ahogándose, al verlo, este salta a la piscina y salva a su amigo.
Al otro día viene el médico y lo felicita al loco por haber salvado a su compañero.
-Médico: Gracias señor por haber salvado a su compañero, pero desgraciadamente hoy lo encontramos muerto colgado del árbol.
-Loco: Ah que lástima, justo que ayer yo lo había puesto a secar.





Estaban dos locos planeando escaparse del manicomio y uno le dice al otro:
Ve a ver el tamaño de la pared, si es baja la saltamos y si es alta tendremos que buscar otra forma de salir.
Va el loco a ver la pared, vuelve. Y el otro loco le dice:
¿Qué pasó?
No vamos a poder escapar.
¿Por qué?
Porque no hay pared.




En un manicomio, un par de médicos están practicándoles exámenes a los locos para ver si alguno de ellos ya había mejorado. Así que pintan una puerta en la pared y los apremian:
"Vayan a abrirla".
"Todos los chalados inmediatamente se levantaron a abrirla; solamente uno se quedó sentado. Los doctores, al ver esto, se dijeron entre ellos:
"Mira, parece que ya se compuso, vamos a verlo".
Se dirigen hacia el orate solitario:
"¿Por qué no te levantaste, como tus otros compañeros, a abrir la puerta?"
"Es que yo traigo la llave", responde sonriendo con picardía.










Va un loco paseando una piedra atada a una cuerda. En esto que se le acerca el director del centro, que ya estaba harto de tanto loco, y le pregunta:
-Que, paseando al perrito, ¿no ?
- Pero que perrito, no se da cuenta de que es una piedra ?
- Muy bien, muy bien, para que vea que nosotros somos sensible a las mejo ras de nuestros pacientes le voy a dejar en libertad. Total que sale el loco a l a calle con su piedra y vuelve la cabeza y dice:
- Ves lo que te dije, Sultán, si no ladrabas les engañaríamos !




Dos enajenados mentales se escapan del manicomio y andando por el campo se encuentran una escopeta, uno le pregunta al otro:
¿para qué sirve ese artefacto?
El otro le contesta que no tiene ni idea, el primero se pone a mirar por el cañón y el otro aprieta el gatillo ¡¡boooooon!!. Le dice el que apretó el gatillo al otro:
no me mires con esa cara que yo también me asuste!






Más chistes de Locos Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED