HUMOR

Atlantes





Una vez iba un atlante por la carretera a 100 km/h, de pronto vio un letrero que decía disminuya a 80 km, entonces el señor bajó la velocidad a 80 km/h, luego otro que decía disminuya a 60, bajó la velocidad a 60 km/h, luego otro disminuya a 30, el señor disminuyó a 30 km/h, más adelante otro disminuya a 10 y disminuyó a 10 km/h, cuando de pronto vio otro letrero que decía:
¡Bienvenidos a Disminuya!




Un Atlante se encuentra en un casino de Las Vegas frente a una máquina de sodas. El Atlante introduce unas monedas, presiona un botón, y recibe una soda. Vuelve a introducir otras monedas, y recibe otra soda. Y vuelve a introducir otras monedas, y recibe otra soda más. Un señor se acerca y le dice:
Señor, ¿Puedo utilizar la máquina, por favor?
A lo que el atlante responde:
¡Aléjese, aléjese! ¿No ve que estoy ganando?




Se encuentra este hombre en la sala de su casa pensando. Se acerca el cumpleaños de mi mejor amigo y no sé qué regalarle. Ya sé, le regalaré una caja de fósforos ya que él fuma. Llega el cumpleaños y le entrega su regalo, el amigo dice:
Oye, pero ninguno prende.
A lo que su amigo le responde:
No puede ser, si yo personalmente los probé toditos.











La atlante de 10 años va a pescar con su padre y vuelve con el rostro absolutamente golpeado.
La madre, asustada, pregunta:
- Hijita linda, ¿qué sucedió?
- Fue un mosquito mamá...
- ¿Y te picó?
- No tuvo tiempo, papá lo mató con el remo.




Un hombre va a trabajar cuando le pregunta un atlante que estaba de paseo por su ciudad:
Oiga, por favor, ¿Me podría decir que autobús tengo que tomar para ir al museo?
Sí, aquí mismo, tome el número 48.
A mediodía, nuestro hombre vuelve del trabajo para ir a comer y se encuentra al atlante que todavía está esperando en la parada del autobús. ¿Pero qué hace todavía aquí? ¿No le dije que tomara el 48?
¡Claro! Y ya han pasado cuarenta y tres autobuses.







Más chistes de Atlantes Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED