HUMOR

Atlantes





Tres amigos se reúnen para ir de cacería de osos. Antes de emprender la cacería van donde un anciano para preguntarle cómo se cazaban los osos. El anciano les dice:
Vayan a una cueva grande y dicen: ¡Sal oso, sal! Luego esperan media hora y cuando salga el oso le disparan. Al enterarse de esto se van los tres amigos a cazar. Luego de media hora, dos de los amigos regresan con sus osos. Uno de ellos regresa sucio, herido y moribundo. Entonces, uno de los dos amigos le pregunta qué le pasó y él les responde:
Fui a una cueva grande, grite: ¡Sal oso, sal! ¡Esperé media hora y me atropelló el tren!




Era una vez, que un atlante toma un taxi en la ciudad de México. Lo para, se sube y pide que lo lleve al aeropuerto. Entonces, el taxista le dice: Oiga, yo soy muy bueno para contar chistes, el mejor.
Luego dice el atlante:
¿Así?, pues entonces demuéstremelo, cuénteme un chiste, vale.
Entonces el taxista dice:
¿Quién es el hijo de mi padre que no es mi hermano?
Y el atlante pensaba:
¿Quién es el hijo de mi padre que no es mi hermano? mmm no, no sé. El taxista dice:
¡Pues yo!
Ah, es verdad dice el atlante.
Entonces en el aeropuerto, el atlante se encuentra con otro atlante y le dice:
Oye vale, yo soy muy bueno para eso de los chistes.
Y el otro dice:
Pero vale, demuéstramelo.
¿Quién es el hijo de mi padre que no es mi hermano?
Y el otro pensaba en silencio y al final dijo:
Me rindo, no sé.
Y le responde el atlante:
Pues, el taxista mexicano que me trajo hasta aquí.




Un atlante que no tiene idea de inglés, va a los Estados Unidos. El hombre queda muy asombrado con todas las estructuras y edificios que ve, pasando junto a la Estatua de la Libertad le pregunta a un señor:
Oiga, ¿Quién hizo esa estatua tan grande y tan bonita?
El señor no le entiende y le contesta:
What?
Luego el hombre sigue su rumbo y pasa por el puente de Brooklyn, y pregunta a otro señor:
Oiga, ¿Quién hizo ese puente tan grande?
Como tampoco le entiende le contesta:
What?
El hombre sigue caminando y pasa por el Empire State Building y pregunta: ¿Quién lo construyó?
Le contestan:
What?
Y de repente pasa un cortejo fúnebre y el hombre pregunta:
¿Quién es el desafortunado?
Y le contestan:
What?
Y él dice:
¡Ay! ¡Pobre what se murió y no lo pude conocer!











¿Por qué los atlantes ponen el teléfono en el piso?
Para que no se les caiga la llamada.
¿Por qué los atlantes miran por abajo en los supermercados?
Para ver los precios bajos.
¿Cuál es el colmo de un inmortal?
Que lo condenen a cadena perpetua.
¿Cuál es el colmo de los colmos?
Sacarse los pelos de la nariz con un guante de boxeo.




Un atlante que por primera vez en su vida estaba sobre hielo dijo: Por fin mi sueño se hará realidad, pescaré un pez a través de un agujero en el hielo. Procedió a efectuar una perforación en el hielo, arroja el hilo de pescar, y una voz de ultratumba le dice:
Ahí no hay peces.
Se queda pasmado y decide hacer una nueva perforación unos metros más a la derecha. De nuevo cuenta, echa el hilo para pescar, y otra vez la voz le dice:
Ahí no hay peces, voltea a ver a todas partes y no ve a nadie y efectúa otra perforación en otra dirección.
Y otra vez la voz de ultratumba que le dice una y otra vez que ahí no hay peces, asombrado pregunta en voz alta:
¿Quién eres tú? ¿Cómo sabes que no hay peces en ninguno de los sitios donde me propongo pescar? ¿Acaso eres Dios?
A lo que la voz responde.
¡Soy el gerente de la pista de patinaje!







Más chistes de Atlantes Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED