HUMOR

Ladrones





Llega una joven a una farmacia y pregunta:
Señor, ¿Tiene calmantes?
Sí joven, por supuesto.
Bueno tómese una docena, porque esto es un asalto.




Un amigo le dice a otro:
Antes, todas las mujeres iban detrás mío.
¿Y ahora por qué no?
Es que ya no robo bolsos.




Había una vez un ratero, tan pero tan tonto, que cuando robaba una tienda, se llevaba los maniquíes para no dejar testigos.











Un rico hacendado permanece de pie en el vestíbulo de su casa leyendo una carta con gesto sumamente preocupado.
*Señor X, ya le hemos avisado más de una vez y usted parece no hacerse cargo de la situación en que se encuentra. Este es el último aviso: si en plazo de 24 horas usted no ha depositado los cincuenta millones dónde usted ya sabe, nos veremos en la desagradable necesidad de proceder a soltar a su suegra*




Una vez una monja se dirige a una cárcel y ve a un preso sentado en el patio de descanso, y le dice:
Hijo mío, ¿por qué estas aquí?
Y el preso le contesta:
Ay madre, porque no me dejan salir.







Más chistes de Ladrones Página principal
© Copyright 2000/2019 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED