HUMOR

Niños





¡No juegues con Fuego!
Y Fuego se quedó sin amigos.




Cierto día, a mitad de una clase, un maestro de literatura se quedó profundamente dormido detrás de su escritorio. Cuando despertó, queriendo disculparse, les dijo muy serio a los alumnos:
Me remonte en sueños al tiempo de Don Quijote de la Mancha y le pedí consejo sobre los mejores libros de caballería.
Al otro día, uno de los muchachos se acomodó en su pupitre y lo venció el sueño. Al verlo, el maestro lo despertó y le pidió una explicación, a lo que el chico respondió:
Me remonté en sueños al tiempo de Don Quijote, le pregunté por usted y me dijo que no lo conocía.




Era una vez un señor que llamó a una casa y le contestó un niño.
¿Alo?
Alo.
¿Se encuentra tu mamá?
No, mi mamá no se encuentra.
¿Y tu papá?
¡Tampoco!
¿Con quién estás?
Con mi hermano.
¡Pásamelo!
Pasado unos minutos el niño vuelve a tomar el teléfono.
¿Alo?
¿Qué pasó?
Es que mi hermano no puede hablar con usted.
¿Por qué?
¡Porque no lo pude sacar de la cuna!











Eran dos niños muy pobres, que de repente, ven pasar a Santa Claus y uno le dice al otro:
Papá Noe.
El otro le responde:
Mamá tampoco.




¡Ring! ¡Ring!
¿Alo? ¡Colegio San Martín a sus ordenes!
¿Alo?, llamo para informar que el niño Álvaro Benítez no asistirá a estudiar el día de hoy.
Sí, ¿con quién tengo el gusto de hablar?
Con mi papá.







Más chistes de Niños Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED